Trastorno emocional, depresión infantil, fobia social, fobia escolar

Los trastornos emocionales corresponden a alteraciones en la estabilidad emocional del niño, caracterizados frecuentemente por temor, ansiedad, baja tolerancia a la frustración, irritabilidad, dificultad para tolerar la incertidumbre y para esperar la gratificación de los impulsos, labilidad emocional, sentimientos de inadecuación personal y descontento generalizado. Puede acompañarse de sintomatología específica, por ejemplo, enuresis (orinarse), encopresis (defecarse), trastorno del sueño o de la alimentación. Los trastornos emocionales afectan significativamente el desarrollo del niño en al menos un área de su vida: académica, social o familiar.